Thursday, November 02, 2006

Bombardeos Ionosféricos: ¿Es el proyecto HAARP el arma del juicio final?



En el estado más septentrional de los Estados Unidos, Alaska, se encuentra el pequeño poblado de Gakona con escasos 250 habitantes y su paisaje agreste. Un pueblo olvidado y normalmente sin importancia como tantos otros en el mundo. El sitio perfecto para desarrollar, con toda tranquilidad, el arma militar más poderosa jamás construida.


LA PATENTE EASTLUND


El científico de la Universidad de Columbia y el MIT Bernard Eastlund, patentó, a mediados de los 80’s, un sistema revolucionario. Mediante la U.S. Patent # 4,686,605, "Método y sistema para alterar una región en la atmósfera, Ionosfera y/o magnetosfera de la tierra”, Eastlund proponía la construcción de una antena capaz de emitir enormes cantidades puntuales de Radiación electromagnética de una fuerza tal que fuera capaz de modificar, temporal o permanentemente, la configuración de la atmósfera y/o la ionosfera para producir diversos efectos, siendo el principal de ellos, es la reacomodación de los patrones iónicos de tal forma que fuera posible transmitir, de manera inalámbrica, energía eléctrica al consumidor final. Esto, según Eastlund, se lograba calentando la ionosfera en puntos clave ejerciendo una potencia sobre ella de 1W/cm3, muy superior a los calentadores ionosféricos existentes que sometían a la ionosfera una potencia de 1 µW/ cm3. Debido a este efecto previsto, la patente fue comprada por la empresa petrolera y energética ARCO. El trabajo de Eastlund se basaba casi en su totalidad, en los trabajos del gran genio Nikola Tesla.

Recordemos que la ionosfera ya es utilizada en telecomunicaciones gracias a su efecto reflector, que permite las comunicaciones cuando no se tiene línea de vista, sin embargo, la potencia que recibe está es mucho menor que el valor propuesto por Eastlund.

Pero no todos los efectos previstos tenían una finalidad tan altruista. En uno de sus apartes, la patente de Eastlund tenía los siguientes párrafos reveladores:

"Por esta razón, este invento nos permite poner en la atmósfera cantidades sin precedente de potencia en lugares estratégicos y mantener el nivel de inyección de potencia, particularmente si se utilizan pulsaciones aleatorias, en una manera mucho más precisa y mejor controlada que los sistemas existentes, particularmente, el sistema de explosiones de armas termonucleares a diferentes magnitudes y alturas…”

"...Es posible no solo interferir con las comunicaciones de terceras personas sino además tomar ventaja de alguna de estas corrientes para llevar dentro de ellas una red de comunicaciones cuando las comunicaciones del resto del mundo están caídas. Es decir, para el diseñador del sistema, lo que es usado para cortar toda comunicación es al mismo tiempo usado como sistema de comunicación…”

"... Grandes regiones de la atmósfera pueden ser levantadas de tal forma que genere magnitudes enormes inesperadas de fricción en misiles en movimiento, produciendo de esta forma su destrucción en el aire…”

"También es posible modificar el clima en una región determinada, por ejemplo, alterando los patrones de viento en la alta atmósfera y los patrones eléctricos generadores en la ionosfera…”

“... se pueden presentar modificaciones moleculares de la atmósfera de tal forma que se puedan observar efectos positivos,
ya que, además de modificar las moléculas de la atmósfera, el sistema estaría en la capacidad de incrementar la presencia de algún componente en particular Por ejemplo, sería posible incrementar artificialmente el nivel de ozono o nitrógeno en una región determinada.”

Por último, otro posible uso que tendría un sistema como el de Eastlund, es la exploración de las entrañas de nuestro planeta aprovechando el efecto reflector que tiene la ionosfera, esto permitiría encontrar entre otras cosas, petróleo, bases subterráneas, otros minerales y hasta armamento escondido.


NACE EL PROYECTO HAARP


En 1994, ARCO entra en problemas financieros, lo que lo lleva a vender a su subsidiaria ARCO Power Tech, Inc. En esa época, ya el proyecto estaba en marcha, se había comprado una antigua instalación del gobierno que funcionaba como radar OTH, y se había instalado allí el FDP (Filled Developmental Prototype) que contaba con 48 antenas (6x8) alineadas que transmitían a un punto fijo en la ionosfera a una potencia de aproximadamente 960 kW. El comprador fue E-Systems que hoy en día fue adquirida por Raytheon Intelligence and Information Systems. Esta empresa es una de las mayores proveedoras de servicios a la CIA, tanto en proyectos legales como en los llamados proyectos negros, es decir, proyectos de los cuales el congreso ignora su existencia. E-Systems le vendió la idea al gobierno quien decidió seguir el proyecto, así nació el proyecto HAARP.

HAARP (High Frequency Active Auroral Research Program) es el programa de investigación de aurora activa en Alta Frecuencia, se define a si misma como un complejo de antenas capaces de emitir puntuales radiaciones electromagnéticas con destino a la ionosfera, con el único fin de estudiar las reacciones del plasma presente allí. El gobierno afirma que la radiación emitida a la ionosfera es varias magnitudes menor que la que recibe esta a diario por el sol y que el fin de HAARP es eminentemente científico y todo está perfectamente controlado.

El diseño final de HAARP aun está bajo construcción por lo que aun no trabaja a su máxima potencia, su principal componente es el IRI (Ionospheric Research Instrument) que en su diseño final contará con 180 antenas (15x12) con una potencia total de 4 MW. Actualmente el proyecto está bajo la supervisión de la fuerza aérea de US, el NAVY, y la Universidad de Alaska.


EL DOCTOR NICK


El Dr. Nick Begich , quien es hijo de un ex congresista de los Estados Unidos, obtuvo su doctorado en medicina tradicional en la Open Internacional University for Complimentary Medicine en Sri Lanka (delicioso nombre para una Universidad), fue presidente del consejo de profesores de Alaska por mas de dos años y presidente del Instituto Laico de Tecnología con sede en Texas.

Desde 1994, él y su grupo de científicos se han dedicado a investigar el proyecto HAARP y a desenmascarar al gobierno. Su libro insignia, Angels Don't Play This haarp, es lectura obligatoria de cualquier conspirador.

Begich encontró documentos de la fuerza aérea que citaban unos estudios de dos prominentes científicos, Zbigniew Brzezinski y Gordon J.F. MacDonald, en ellos, se estudiaba a fondo el uso de radiación electromagnética similar a la usada en HAARP y su efecto en dos aspectos fundamentales: La modificación de los patrones de clima debido a la alteración de las corrientes Electrojet en la Región F de la ionosfera y el cambio en el comportamiento del individuo sometido a dicha radiación.


CONTROL DEL CLIMA


El sueño de controlar el clima no es nuevo para el gobierno americano, ya en Vietnam se utilizaban métodos para crear lluvias. También se intenta manipular la fuerza de los rayos y los huracanes en los proyectos SkyFire y StormFury. Según Begich, el gobierno antes de meterse en el proyecto HAARP, investigó en sistemas basados en manejo de Lasers y de químicos para crear armas similares. También intentaron un proyecto Argus Prime, con el objetivo de crear una máquina capaz de producir terremotos. Todos estos proyectos hacen parte del proyecto maestro de la Fuerza Aérea SPACECAST 2020.

Begich afirma que HAARP, es el proyecto estrella para lograr el sueño americano del arma perfecta, y que solo hasta el año 2008, cuando el proyecto HAARP esté 100% en operación, empezaremos a ver sus efectos.


LOS RUSOS LA TIENEN CLARA


En Agosto del 2002, el Duma ruso, elevó oficialmente una queja ante el presidente Vladimir Putin sobre el proyecto HAARP. En el reporte presentado al presidente ruso aparecen los siguientes apartes:

"Los Estados Unidos están creando nuevas armas geofísicas integrales que pueden influenciar el medio cercano a la tierra con ondas de radio de alta frecuencia… La importancia de este salto cualitativo puede ser comparado con el salto de pasar de las espadas a las armas de fuego, o de pasar de las armas convencionales a las nucleares. Este nuevo tipo de arma se diferencia de diseños previos en el que utiliza el medio ambiente como arma, y sus efectos secundarios son insospechados.”


RECURSOS


El doctor Nick nos dejó un video, es de casi dos horas, y lo pueden encontrar Aquí.

El resumen oficial del proyecto está Aquí.

También pueden ver el proyecto HAARP desde Google Earth

Incluso lo pueden ver por HAARP Cam.


Nota del Coleccionista: Dicen que detrás de cada sospecha hay un vestigio de verdad, y es difícil de imaginar que un simple sistema de antenas pueda al mismo tiempo controlar la mente, el clima y las comunicaciones. Pero quedan dos grandes interrogantes, ¿Por qué un experimento eminentemente científico y cuya finalidad es conocer mas del plasma es realizado en conjunto por la Fuerza Aérea y la armada de los Estados Unidos? y, asumiendo que lo que el gobierno proclama es cierto, ¿Qué tan inofensivo es en verdad HAARP para el ambiente?. Es cierto, su magnitud puede ser mucho menor que la que la ionosfera recibe de parte del sol, pero ¿sabemos con certeza las consecuencias de este inbalance?, ¿la capa de Ozono no se ha ido destruyendo por las insignificantes emisiones de pequeños aerosoles?, ¿el calentamiento global no es entre otros factores resultado de pequeñas emisiones de los carros?. El hombre ha demostrado cero escrúpulos cuando se trata de pensar en un balance ecológico, el pensamiento de este coleccionista, dejando de lado la paranoia conspiratoria, es que nuestro planeta tarde o temprano nos mostrará su desagrado con nuestros actos.

3 comments:

Alejandrina said...

Excelente resumen.
Llegué a tu blog buscando información sobre el tema y encontré este texto tan completo.

Felicidades y Muchas Gracias.

p.d. Coincido completamente con tus conclusiones.

Anonymous said...

A ver...como decirlo.

Soy experto en sismología y si se pudiese causar un terremoto de grado 7.8, tendriamos energia para rato. No digo que no lo intenten...pero...

Anonymous said...

Creo que todo eso es falso, y que no tienen las bases ni prueba suficiente para indicar con hechos que ese tal proyecto haarp es real.