Monday, September 05, 2011

TERATOLOGIA PAPAL PARTE II

Nota del coleccionista: Alrededor del papado se han tejido tantas historias que enciclopedias enteras se pueden escribir al respecto. Continuamos con una pequeña muestra de ese fascinante mundo de la teratología papal.

LOS JULIOS (1503-1555)

Uno de los principales enemigos de Alejandro VI (Rodrigo Borgia) fue el cardenal Giuliano de la Roviere, quien acusó a Rodrigo Borgia de haberse comprado con dinero el papado y quien tuvo que huir de Roma cuando Rodrigo se sentó en el trono de San Pedro.

Cuando Rodrigo muere envenenado accidentalmente por su hijo Cesar (historia que contamos en nuestra anterior entrega) , un nuevo cónclave lleno de intriga política se llevó a cabo en el que quedó elegido, en medio de mucha polémica, Pio III, amigo de Cesar y de los Borgia.

Giuliano, viendo que Pio III era un títere temporal de los Borgia mientras Cesar se recuperaba de su autoenvenenada, vio la oportunidad perfecta para acabar con el legado Borgia. En complicidad con el Gobernador de Siena, mandaron a envenenar al buen Pio quien no duro ni un mes como papa.

Ante la muerte del papa Pio, Giuliano gastó todo su dinero e influencias en asegurarse el papado, cuando ya tenía los votos necesarios, se reunió con Cesar para negociar (y prevenir un envenenamiento innecesario) y fue así como fue coronado Papa incluso con el apoyo de Cesar Borgia, adoptando el nombre de Julio II.

Al llegar a roma, Julio II se dedicó en los primeros años de su pontificado a asegurarse que los Borgia no volvieran a tener poder sobre Roma, creando alianzas y asegurándose los territorios papales. Una vez logrado esto, el papa Julio prácticamente abandonó la sotana por la armadura.

Julio II pasaría a la historia como “el papa terrible”, es, sin lugar a dudas, el papa que mas muertos tiene por su propia mano. Primero se unió con Francia y el Imperio Romano para atacar a Venecia, luego se unió con Venecia para atacar a Francia, pero en general siempre busco una excusa para irse a la guerra a tal punto que era bien sabido en roma que al papa no le gustaba dar misas.

El buen Julio, a quien hay que agradecerle que contratara a Miguel Ángel para pintar el techo de la capilla Sixtina, también pasaría a la historia por ser el primer papa en usar barba en muchos siglos, así como por padecer de la sífilis contraída de uno de los numerosos “prostitutos” que frecuentaba entre batalla y batalla. La sífilis fue tal, que el papa se vio obligado a prohibir que sus feligreses le besaran los pies para que no notaran las marcas sifilíticas. Las acciones de Julio II fue uno de los catalizadores que permitieron la llegada de la reforma Protestante.

40 años después aparecería Julio III, un papa completamente distinto a su predecesor. Julio III había heredado de Julio II y los papas que le seguirían varios lastres que lo acompañarían durante su pontificado.
Las guerras por toda Italia a favor o en contra de Venecia, Francia y el Sacro Santo Imperio Romano habían terminado en la destrucción parcial de Roma. Para reconstruirla el papa León X tuvo la gran idea de vender la salvación, decretando que todo aquel que diera cierta suma de dinero iba a ser salvo sin importar lo que hiciera. Las famosas indulgencias despertaron la ira de un Joven monje llamado Martin Lutero quien lideró un cisma dentro de la Iglesia que terminaría en la reforma protestante.

Julio III sería elegido papa por pura carambola, pues los cardenales adeptos a Francia y al Imperio no pudieron imponer sus candidatos y les toco optar por uno neutral. El papa fue elegido por ser pusilánime y al llegar a la silla de Pedro demostró con creces esta condición.

Cansado de pelear con el imperio y con Francia, Julio se fue a vivir a una hermosa mansión en el campo que él mismo había mandado a construir en la región de Villa Giulia, allí dedicó sus días a la fiesta y al arte, pues músicos y poetas iban a diario a este lugar a entretener al buen Julio.

Un día Julio pasaba por una calle de Parma cuando se le acercó un mendigo de unos 13 años llamado Innocenzo. Esto fue amor a primera vista, el buen Julio se llevó a Innocenzo a Roma donde se lo llevó a vivir a su mansión y al poco tiempo lo nombró cardenal a pesar de ser iletrado y jamás haber leído una Biblia. No contento con ello, decidió adoptarlo como sobrino y le dio la posición más alta como cardenal ganándose el sueldo más alto de funcionario alguno en toda Roma.

Todos en Roma sabían que Innocenzo compartía la cama con el buen Julio, cronistas de la época narran como el día que Julio iba a ungir como cardenal a Innocenzo, este se encontraba tan nervioso como un novio esperando por la novia en el altar. Un épico poema circulo clandestinamente por las calles de Roma “La Oda a la sodomía”.

JUAN XXIII EL PROFETA (1881-1962)

Ángelo Roncalli nació en Italia en 1881 ordenándose como sacerdote en 1904 viajando por varios países y escalando en la jerarquía eclesiástica hasta que en 1953 fue ordenado cardenal. 5 años mas tarde se convertiría en el papa Juan XXIII y pasaría a la historia como “el papa bueno”. 

El nombre que eligió fue polémico, Juan prácticamente había sido vetado desde que el original papa Juan XXIII quien generó el llamado gran cisma de occidente fue categóricamente negado y convertido en antipapa. 500 años pasaron desde que el último papa se había llamado Juan. Una de las teorías que se manejan es que Juan XXIII era el nombre secreto del maestro del temple que reinaba en esa época y que Ángelo Roncalli se bautizó de esa forma como una forma de homenajear y declarar obediencia al gran maestre, a cuyo grupo Ángelo pertenecía. Ángelo era pues templario y miembro del Priorato de Sion tanto es así que fue el primer papa en aceptar masones y miembros de otras sociedades secretas en las iglesias luego de siglos de persecuciones.

Pero aparte de su pontificado que fue bastante convencional, el papa Juan XXIII inscribió su nombre en la historia teratológica por los sucesos ocurridos una tarde en Castel gandolfo mientras aun era cardenal.

Cuentan que caminaba Ángelo por los jardines del castillo en compañía de su secretario cuando en el cielo vieron un objeto luminoso en forma de disco. El disco aterrizó en un lugar alejado del jardín adonde fueron Ángelo y su ayudante. Del disco, dicen, descendió un ser luminoso de gran hermosura que inmediatamente entabló el dialogo con Ángelo durante más de dos horas. El ayudante, atónito, solo miraba y después sería él quien relataría el suceso, que siempre fue negado por el sumo pontífice. Ideas que  surgieron después de este encuentro como el concilio Vaticano II, son claras muestras de la influencia que tuvo el papa gracias a este encuentro. Para otros, los seres luminosos que vinieron a ese encuentro eran el mismo Jesús y María

A finales de los 70’s, un periodista de nombre Pier Capri reveló al mundo la existencia de un manuscrito firmado por el papa mientras aun era cardenal de visita en Turquía, el cual estaba lleno de profecías sobre el periodo de 1935 al 2035.

Entre las profecías ya cumplidas, dicen sus seguidores, está la segunda guerra mundial, el suicidio de Hitler,el aparecimiento del sida, las hambrunas y guerras de Africa, el asesinato de JFK, la guerra de Vietnam. La mayoría escritos en forma de poemas y con mucho mensaje hermético al estilo de Nostradamus.

Entre las que no se han cumplido encontramos una tercera guerra mundial más grande que la segunda y causada por el agua y la aparición de unos misteriosos rollos que contarán a la humanidad una historia sobre civilizaciones antiguas hasta hoy desconocidas.

Pero tal vez su vaticinio mas  teratológico es la aparición en el cielo de objetos luminosos que vendrán en gran número a la tierra con seres a bordo que vienen a enseñarnos su sabiduría a cambio de un precio muy alto. Si señores, el papa bueno antes de morir nos vaticinó una invasión extraterrestre.

EL ASESINATO DE JUAN PABLO I (1978)

Albino Luciani fue nombrado papa en Agosto de 1978 en uno de los cónclaves mas breves en siglos adoptando por primera vez un nombre combinado (Juan Pablo I) para homenajear a sus dos predecesores Juan XXIII y Pablo VI.

En sus primeros días como papa, Albino anunció profundas reformas a la iglesia desde el punto de vista administrativo, pero el pobre no alcanzaría a llevarlas a cabo porque apenas un mes después de ser coronado papa murió de un infarto mientras dormía y fue encontrado en la cama por su secretario personal.

O al menos eso dijeron inicialmente, una religiosa que hacía las labores domésticas afirma haber sido la primera en ver el cadáver tirado encima de su escritorio con una taza de café en la mano.  Esta religiosa luego desaparecería sin dejar rastro pero su declaración abrió una caja de pandora para los conspiretas, la posibilidad de que Juan Pablo I hubiera sido asesinado.

No habría sido la primera vez que eso pasaba como ya hemos visto en historias anteriores, pero la pregunta ¿por qué matar a un papa tan popular que fue elegido de manera tan pronta? Para encontrar la respuesta debemos irnos unos 100 años atrás..

1870 culmina la revolución nacional Italiana que significó la pérdida total de los estados pontificios. El papa a partir de ese momento se convirtió en un rey sin tierra. Para contrarrestar un poco esta derrota, el papa Pio IX (el famoso pionono) convoca el concilio Vaticano I y en un intento desesperado por conservar el poder declara al papa como infalible.

Décadas después, Pio XI ayuda a entregar el pueblo Italiano en las manos de esa alma de Dios llamada Benito Mussolini y por semejante obra de caridad, el papado recibe el equivalente hoy a 500 millones de dólares y la declaración del vaticano como país independiente de Italia. Esto le permitió al papa, entre otras cosas, crear la institución del Banco Vaticano, un banco no sujeto a ninguna ley secular y por lo tanto especialmente útil para el lavado de dinero y la evasión de impuestos.

El concilio vaticano II creado por el papa Juan XXIII había alterado los ánimos de los curas conservadores que lo veían como algo muy democrático y liberal, y estaban convencidos que la elección de Juan Pablo I era perfecta por ser un candidato fácil de manejar. Pero desde la coronación cuando se negó a llevar la Tiara papal en señal de humildad, Albino se metió de cabeza a reformar la iglesia en todo sentido.

Juan Pablo I se negaba a leer las declaraciones de prensa que la curia preparaba para él, se negaba a seguir el guion que se le preparaba para las audiencias. Incluso la prensa vaticana empezó a cuestionar a su pontífice cuando este expresó estar de acuerdo con el uso de anticonceptivos.

Pero el verdadero golpe en la nuca de Albino a la curia fue cuando anunció que iba a limpiar el Banco Vaticano. Su predecesor Pablo VI había recibido la noticia por parte del gobierno Italiano de que sus posesiones en Italia ya no serían exentas de impuestos. Preocupado de que el público se diera cuenta de la verdadera dimensión de las posesiones de la iglesia en Italia, Pablo VI contrató los servicios de un tal Michele Sindona, un banquero con una estelar subida al poder gracias a sus conexiones con las principales familias de la mafia Italiana.

Sindona le propuso un negocio que el vaticano no podía dejar pasar, la mafia conseguiría los testaferro para que esas propiedades no aparecieran a nombre de la Iglesia a cambio del lavado del dinero producto de la heroína. Albino se dió cuenta de esta operación y le informó a su secretario que al día siguiente anunciaría cambios profundos en la banca vaticana incluyendo la salida de varios cardenales metidos en el negocio sucio. También le dijo que preparara una reunión con autoridades europeas y norteamericanas para tratar el tema de los anticonceptivos. Pero nada de esto llegaría a ocurrir por el desafortunado infarto que sufrió el pontífice esa misma noche. Y aunque al cuerpo nunca se le hizo autopsia ni tiene certificado de defunción debemos creerle a la santa sede que fue Dios y no la curia untada de Cosa Nostra  el que decidió el destino del buen albino.

Una versión más teratológica nos dice que Juan Pablo I estaba a punto de revelar el tercer secreto de Fátima. Vaya uno a saber

EL PAPA NEGRO (1534-Presente)

En el corazón de todo el mundo católico está el vaticano y en el corazón del vaticano funciona la compañía de Jesús. Los Jesuitas, creados por Ignacio de Loyola, Francisco Javier y otros, es hoy por hoy la organización más grande dentro del catolicismo y la encargada de manejar la educación, la información y las finanzas del mismo.

En  nivel teratológico, la compañía solo puede ser comparada dentro del catolicismo con el Opus Dei. Durante años han sido criticados y hasta perseguidos por su imperturbable defensa del papado. Otros ven en esa defensa un doble filo y una doble agenda que intenta destruir la iglesia católica desde adentro.

Pero para otros la compañía es mucho mas, es la rama templaria (recordemos nuestra extendida historia templaria en sus entregas I, II y III) que se infiltró en el catolicismo para infectarlo desde dentro y tomar control sobre él. No es casualidad que Loyola fuera un militar convertido en monje (como lo eran los templarios) ni que la principal actividad Jesuita sea el manejo de las finanzas como antes era menester del Temple.

Hoy por hoy, dicen, los Jesuitas son quienes controlan los destinos del vaticano, siendo el papa una mera figura decorativa para las relaciones públicas pero con cero poder de decisión. El verdadero jefe supremo del catolicismo es, por consiguiente, el superior general de la compañía de Jesús, conocido en los medios seculares como el papa negro. Esto significa que el verdadero papa en Roma no es hoy por hoy Benedicto XVI, sino el español Adolfo Nicolás.

Dejemos a los jesuitas quietos por ahora porque muy pronto volverán a este blog

LAS PROFECIAS DE SAN MALAQUIAS (1140-presente)

Malaquías nació en Irlanda de familia noble en 1094 y llegó a ser arzobispo de Armagh, Irlanda del Norte. Malaquías reorganizó la iglesia irlandesa que hasta el momento  tenía gran influencia céltica e instauró el rito romano en su eucaristía. Debido a su carácter reformador, Malaquías se convirtió en uno de los preferidos de San Bernardo de Clairvaux, el sacerdote católico más influyente de la época incluso por encima de los papas. 

Durante muchos años, Malaquías  dedicó su vida a su natal Irlanda de donde no saldría sino hasta 1140 donde viajaría a Roma y a Clairvaux. En 1948 emprendería un segundo viaje a Roma pero solo llegaría a Clairvaux donde enfermaría y moriría días más tarde en los brazos de Bernardo. Varios milagros se le atribuyeron y al poco tiempo se convertiría en el primer santo irlandés en ser elevado directamente por un papa. Recordemos que Bernardo, gran protector de Malaquías, fue quien impulsó y en ultimas fundó la organización de los Templarios

Durante su estadía en Roma, Malaquías tiene una visión profética y escribe en un documento una serie de frases cortas cripticas describiendo cada uno de los 112 papas que existirían después de Malaquías hasta la completa destrucción de Roma. Malaquías envía el documento al archivo vaticano donde es olvidado por más de 500 años hasta que un historiador Benedictino lo encuentra y hace público. Algunos dicen que no fue el santo quien escribió las profecías, sino el mismo Nostradamus que se las entregó al monje quien las hizo pasar como escritos del santo irlandés.

La mayoría de veces la frase describe alguna característica del papa en cuestión, como su lugar de origen como en el caso de Celestino II que aparece como “de un castillo en el Tiber” y en realidad  nació en la localidad de Citta di castello a orillas del Tiber. También se puede referir a algún detalle de su vida, como cuando Malaquías se refiere a Juan Pablo I como “el de la media luna” y su pontificado duró apenas un ciclo lunar (de media luna a media luna) y su nombre Albino Luciani literalmente significa Luz Blanca o luz de Luna. 

De Juan Pablo II dice que es el del sol laborioso o el del sol de los trabajadores, siendo el papa que más viajó por todo el mundo (como el sol) y el único que nació en un régimen comunista (bajo la estrella de los trabajadores).

Pero lo importante no es tanto lo que dice sobre estos papas sino el hecho de que el actual papa Benedicto XVI es el penúltimo papa. Después de Benedicto vendrá un papa llamado Pedro el Romano que marcará el fin de la existencia de la Iglesia católica. La profecía dice, literalmente:

“En la última persecución de la Santa Iglesia Romana tendrá su sede Pedro el Romano, que hará pacer sus ovejas entre muchas tribulaciones; tras las cuales, la ciudad de las siete colinas será derruida, y el juez tremendo juzgará al pueblo.”

Así que ya saben, apenas se muera Benny ¡que los agarren confesados!

EN EL TINTERO

Es imposible abarcar toda la teratología papal, en el tintero se nos quedaron entre otros…

-Bonifacio VIII destruyó un Pueblo entero (Palestrina) matando de paso mas de 6000 ciudadanos. Famoso por hacer un trío con mama e hija de una influyente familia Italiana y por sugerir que tener sexo con niños no era más pecado que frotarse las manos.

-Clemente VI era famoso por tres cosas, su afición a todo tipo de artes y entretenimiento, el número de mozas que tenía en su palacio y la severidad de su gonorrea. Suya es la frase “Mis predecesores no sabían cómo ser papas de verdad”

-Sixto IV tenía 6 hijos ilegítimos, incluyendo uno con su hermana (y por hermana no me refiero a una monja). Vió tan crecido el negocio de la prostitución entre la curia que decidió crear un impuesto a la prostitución y cobrarles a los curas por cada moza. Fue muy criticado por esta medida pues muchos argumentaban que esto solo incrementó  el número de curas homosexuales.

-Inocencio VIII tuvo 6 hijos ilegítimos reconocidos y muchos más sin reconocer, pero así y todo le alcanzó el tiempo para fundar la Inquisición. En su lecho de muerte, mando a traer una nodriza para que le diera leche materna directamente del pecho.

-Pio XII haciéndose el de las gafas amarillas durante el holocausto.

-Las relaciones de Benedicto XVI con el Nazismo y de Juan Pablo II con la caída del comunismo. La protección y defensa de estos dos papas a los curas acusados de pedofilia.


No comments: